Bienvenidos


Éste es el sitio de la Rama Córdoba de la Sociedad Teosófica en Argentina, ubicada en calle Rodríguez Peña 365.


Nuestra sede cuenta con biblioteca y librería, y además se dictan cursos regulares y clases de sánscrito. Para mayor información, ingrese al link correspondiente o póngase en contacto con nosotros.



8 de mayo Día del Loto Blanco
Conmemoraremos el fallecimiento de Helana P. Blavatsky, co fundadora de la Sociedad Teosófica, el sábado 9 de mayo a las 19:30 hs, al comienzo del Curso de Teosofía.
“La suma de las existencias anteriores, que constituye la última, torna nuevamente en el universo; construye su morada como el gusano de seda el capullo que lo encierra, toma su substancia y sus funciones, como el huevo de la serpiente, durante la incubación, toma sus escamas y sus colmillos, como las semillas de los empenachados arbustos vuelan encima de las rocas, de las tierras gredosas y los arenales, hasta que encuentran el pantano propicio y se multiplican. Lo mismo acontece para el ser feliz o desgraciado, Cuando la muerte hiere al asesino cruel, sus fragmentos impuros y ensangrentados vagan llevados por vientos brumosos y pestilentes. Pero cuando el hombre bueno y justo muere, soplan suaves brisas; el mundo se torna más hermoso, como un río del desierto que desaparece repentinamente para reaparecer en seguida brillando con fulgor más puro. Así el mérito adquirido hace alcanzar una era más venturosa, que está más alejada para el demérito ; sin embargo, es preciso que esta Ley de Amor reine soberanamente sobre el mundo entero antes que los Kalpas se terminen. ¿Cuál es el obstáculo? ¡Hermanos míos! Es la obscuridad, que esparce la ignorancia, la que os extravía y os hace tomar las apariencias como realidades y os inspira el deseo ardiente de poseerlas, y cuando las tenéis, os atan a las concupiscencias, que causan vuestros dolores. Vosotros que queréis seguir el camino del centro, trazado por la clara Razón y aplanado por la dulce Quietud, vosotros que queréis conocer el camino elevado del Nirvana, escuchad las cuatro nobles Verdades.”
“La Luz de Asia” de Edwin Arnold